Trastornos digestivos del Perro – Posibles Causas y Síntomas

20 Curiosidades sobre los Perros que te gustará saber
18 noviembre, 2016
Prohíben entrar en 2 taxis a un deportista paralímpico con su perro Guía
23 mayo, 2017
Mostrar todo

Trastornos digestivos del Perro – Posibles Causas y Síntomas

Los trastornos digestivos del perro son causados por diversos factores que afectan directamente a su aparato digestivo. La salud comienza por una buena alimentación y ésta, por la correcta digestión de los alimentos. Una mala digestión se puede detectar en muchos factores, es vital para tu perro que observes que no sufre alguno de los síntomas que en éste post vamos a repasar, ya que muchos de ellos pueden ser letales o provocar malas consecuencias para el resto de su vida. Por supuesto, siempre necesitarás el consejo de tu veterinario, ya que normalmente es necesario realizar un análisis para una mayor exactitud en el diagnóstico.

Estomacales:

Los problemas y alertas provocadas por el estómago son muy complejas, ya que el perro no es como nosotros, que sabemos todo lo que comemos, no faltamos en la higiene para alimentarnos desde los mismos alimentos hasta nuestras manos, cubiertos… además tenemos la ventaja de poder sospechar si nuestro malestar estomacal viene por un alimento en concreto que no nos haya sentado bien.

Gastritis y Plantas tóxicas

Síntomas como vómitos y falta de apetito en nuestro perro pueden estar avisando de una posible gastritis, pero tampoco es necesario que veamos mucha frecuencia de vómito en el perro para ya pensar que necesita ir al veterinario, puede darse que vomite una sola vez. Una gastritis puede ser provocada por algún alimento alérgeno para tu perro o también, por algún alimento en descomposición que pueda haber ingerido en algún descuido a nuestra vista; no olvidemos que también hay plantas muy comunes que pueden resultar incluso letales para ellos, además de los mismos pesticidas que contienen en algunas ocasiones, por lo que puede resultar un envenenamiento accidental. Las plantas más comunes y nocivas para los perros será un post muy interesante a tratar próximamente, ya que es muy importante saber cosas como que el aguacate (también su hoja), es mortal para perros y gatos.

En cualquier caso acudiremos a su veterinario, ya que será conveniente que le realice las pruebas necesarias para un diagnóstico acertado, con la medicación y dieta adecuadas.

trastornos digestivos del perro - Snauzhter con queso

En una radiografía, tu veterinario podrá ver si tiene una obstrucción de estómago por algún objeto extraño o irritación gástrica, lo que es bastante grave si no se atiende de inmediato, ya que el píloro no dejará pasar el alimento, o bien, un objeto extraño pueda provocar una perforación del intestino. Los perros tienden a morder y tragar objetos que van encontrando a su paso como juguetes, piedras, enseres del hogar… todo un mundo de peligro que a veces no vemos.

Úlceras y Erosiones Gastrointestinales

Pueden ser provocadas por estrés o también por algún medicamento, como por ejemplo la aspirina o el ibuprofeno, que nunca se deben administrar sin prescripción veterinaria, ya que para el perro es más difícil eliminar éstos medicamentos del organismo, por lo que su efectividad se prolonga mucho más que en el nuestro, además de ser mortales para ellos en algunos casos.

Siempre observaremos el vómito para poder dar pistas al veterinario, quizá pueda pasar que veamos que su vómito le ha venido por tragar algún objeto. Tampoco intentes encontrar un post que te dé un diagnóstico para tu perro, ya que no puede existir sin una exploración veterinaria, estarías perdiendo un tiempo valioso, incluso vital para tu querido peludo.

trastornos digestivos del perro - Carlino

Diarreas o variación en las heces:

La más común y frecuente es la provocada por beber o comer lo que no debe, cualquier cosa que encuentre a su paso durante el paseo como agua de algún charco, o también en casa que incluso se atreven con la del cubo de la fregona, taza de water…

También provoca diarrea el cambio brusco de pienso o a uno de baja calidad. En éste caso, lo mejor será poner un día a dieta a nuestro perro y doce horas si es cachorro, sin que le falte nunca el agua. Si la diarrea no remite en éste tiempo, mejor acude a tu veterinario. Para recuperar la flora bacteriana, existen productos como Opti Digest Oropharma – Versele Laga, que ayudarán a reforzar sus defensas, los cuales recomendamos.

Un consejo es observar siempre las heces para facilitar el diagnóstico al veterinario, a veces dar una pista como la presencia de sangre (que puede ser provocada desde por estrés, hasta una enfermedad grave), parásitos, heces muy duras, o en color blanco (lo que te dirá sobre su alimentación que es demasiado rica en calcio), color verdoso (a veces, síntoma de pancreatitis), de color muy oscuro (posible síntoma de sangre digerida), color amarillo… todos éstos detalles pueden ayudar a hacer más pronta su diagnóstico y recuperación.

Falta de apetito:

Es algo que siempre nos preocupa, a no ser que sea por la entrada de las estaciones de primavera y verano, cosa a tener en cuenta ya que nos provoca con su calor, más inapetencia a todos. Las altas temperaturas no solamente quitan el apetito al humano, al perro le afecta más que a nosotros.

Hay que tener en cuenta de todas formas que no sea más que un poco de inapetencia, es decir, que no deje de comer totalmente y menos aún, durante un espacio de tiempo mayor a 48 horas; si ocurre ésto, acude a tu veterinario ya que deberá descartar o diagnosticar por ejemplo una gastritis, un resfriado…

Procura siempre dar a tu perro un pienso de calidad y también un hábito de horario en las comidas. Si tu perro es muy mayor, también es una causa de inapetencia pero igualmente, que lo vaya controlando su veterinario.

Ansiedad por comer:

Se puede dar constantemente o bien por una determinada temporada. En el cambio de estación, de calor a frío, es normal un aumento en el apetito pero si lo que tu perro tiene es un “pozo sin fondo”, entonces empezaremos a determinar si es por nuestra propia culpa y lo hemos educado en la costumbre de darle siempre que pida alimento o incluso en nuestra mesa, lo que nunca es recomendable, ya que entonces, no respetará jamás tu comida y espacio.

Los traumas pasados por tu perro, como una mudanza o bien que haya sido abandonado en el pasado, provocan éstas ansiedades por comer o incluso morder objetos compulsivamente, incluso su propia cola, patas… si tu perro es “rescatado”, trata ésos problemas con amor y ejercicio, son seres especiales y sensibles. Acude a tu veterinario para que él determine si tu fiel amigo necesitará también ayuda farmacológica, al igual que a las personas, les pueden tratar la ansiedad o la depresión por ejemplo. Tambien existen terapias alternativas aplicadas en humanos que últimamente han comenzado a utilizarse en mascotas (flores de bach, etc.)

Éstas son algunas de las causas y trastornos digestivos en el perro, eso sí, siempre apoyándonos en el diagnóstico de la veterinaria, pero ayudan a orientarnos un poco mejor sobre la atención que nuestro peludo necesita para ser sano y feliz.

Esperamos que éste post os haya sido ameno y de ayuda, un abrazo animal!.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *